¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

¿Dolor de espalda, lumbar, dorsal o cervical? Toda la información para conocer tu lesión, su tratamiento y los ejercicios para aliviar el dolor. De la mano de una de las mejores especialistas en la materia.

Hola amigos, hoy damos comienzo a la segunda parde de la serie de videos: toda la verdad sobre el dolor de espalda.
En la primera parte tratamos cuatro pntos muy importante que debes tener en mente cuando sufres dolor de espalda.

NO OPTES POR LAS SOLUCIONES RÁPIDAS

Las soluciones rápidas promovidas en los medios de comunicación parecen una solución útil para el dolor lumbar. Siempre hay una nueva pastilla, un nuevo dispositivo, una crema, o una tabla de inversión que promete ser la próxima cura para la lumbalgia. El problema es el enfoque, todos estos tratamientos le dicen al paciente con dolor lumbar que no debe hacer ningún esfuerzo por ayudarse a sí mismos y admitir que necesitan de un tercero para solucionar el dolor, ya sea un profesional médico, un medicamento, una pomada, o un objeto.

Es muy probable que tu dolor mejore tras una sesión con un profesional de la salud, sin embargo, las soluciones cortoplacistas no deberían dejar de lado globalidad del problema, la solución reside en ti, y eres tu quien tiene que tomar las riendas de tu salud para que el dolor lumbar aparezca con menor frecuencia.

PERMANECE ACTIVO Y EVITA EL REPOSO EN CAMA SIEMPRE QUE PUEDAS

El reposo en cama y el descanso prolongado antes eran tratamientos muy populares para el dolor lumbar. Sin embargo, ahora sabemos que las personas con dolor lumbar que permanecen activas, incluso cuando tienen dolor, mejoran en largo plazo. De hecho, parece que cuanto más tiempo permanece una persona en la cama debido al dolor lumbar, peor es su dolor, discapacidad y capacidad de volver a trabajar.

Para el dolor lumbar de inicio reciente, es importante tratar de encontrar el equilibrio entre movimiento y reposo.
Es similar a un futbolista que se ha torcido el tobillo: evitar los movimientos de riesgo y reducir el entrenamiento durante unos días ayuda, y nos garantiza que el tobillo no descanse excesivamente, ya que se volvería rápidamente más rígido y débil. La actividad habitual en el fútbol se reanudará gradualmente durante días y semanas.

Se debe tomar un enfoque similar con el dolor lumbar. Durante los primeros días de dolor, es común que el movimiento normal o la postura de la espalda estén alterados significativamente. Esto forma parte normal de la experiencia del dolor de espalda, y no debería frenarte en tus actividades cotidianas. Es importante que las personas no esperen a que el dolor desaparezca antes de que decidan moverse.

-RETOMA TUS ACTIVIDADES HABITUALES
Es común que las personas con dolor lumbar tengan cuidado al regresar a su rutina habitual. Sin embargo, hay pruebas muy sólidas de que mantenerse activo y retomar la rutina y pasatiempos es esencial para una buena recuperación.
Los pacientes generalmente se preocupados por las actividades que implican impacto, flexión, levantamiento de peso y torsión.
Es cierto que realizar trabajos manuales en una postura incómoda o manipulan cargas pesadas y objetos no cercanos al cuerpo aumentan el riesgo de un episodio de lumbalgia. Sin embargo este hecho no significa que el levantamiento de peso, o las torsiones de espalda sean peligrosas en si mismas, ni que sean actividades que debas evitar completamente.

Tome el ejemplo de un nuevo corredor. Las personas que se inician en el running corren un mayor riesgo de sufrir lesiones si comienzan a correr tres o más veces a la semana. Este mayor riesgo no significa que estas personas no puedane correr o
que la actividad sea nociva para ellos. Tal vez solo necesiten cambiar algunos parámetros como: la intensidad del esfuerzo, o la técnica de ejecución.

Es útil pensar en el dolor de espalda y el levantamiento de peso de una manera similar. En general, las personas deben tratar de utilizar su espalda de manera sensata y desarrollar tolerancia a ciertas actividades como flexión y levantamiento a través de la práctica con diferentes cargas y pesos. Los pacientes no deben tratar su espalda como si fuera de algodón. La parte posterior, de nuestro cuerpo, está diseñada para el movimiento y se adaptará a diferentes actividades y cargas con la práctica.

Tomate unos minutos y vuelve a repasar estos importantes puntos.

Tomar medidas para mejorar la salud en general puede reducir el riesgo de dolor lumbar. Dormir lo suficiente, volverse más activo, tener un peso saludable, dejar de fumar, pasar tiempo con personas que te hacen feliz y reducir el estrés laboral
son formas sensatas y económicas de tratar el dolor lumbar y reducir el riesgo de recurrencia.