¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

El hielo es la primera opción ante cualquier golpe, también nos ayuda a sentirnos y vernos más lindas. Pero ¿siempre es bueno aplicarlo? ¿cuánto es lo necesario?¿Cuáles son todos sus beneficios? Las respuestas de los especialistas.

Casi por instinto muchas veces utilizamos el hielo sin saber muy bien qué beneficios obtenemos de esto y hasta podemos cometer abuso sin saber cuáles son sus consecuencias. Por eso, especialistas en kinesiología y de estética nos explican cómo hacer del frío nuestro primer aliado.
Según los especialistas los principales efectos fisiológicos del hielo son:

La vasoconstricción sanguínea, que logra disminuir el flujo de la sangre en la zona afectada y evitar de forma considerable el sangrado de los mismos y las hemorragias;

La hipoxia tisular ya que los tejidos entran en un estado de hibernación a causa del frío y lleva a disminuir las demandas metabólicas, la liberación de medidores químicos (histamina) y las necesidades de oxígeno.
Como resultado de estas disminuciones y la vasoconstricción se obtiene la desinflamación en la lesión.

La termoterapia es una disciplina que se engloba dentro de la fisioterapia y se define como el arte y la ciencia del tratamiento de enfermedades y lesiones mediante el calor.

El calor terapéutico puede ser aplicado por radiación, conducción o convección utilizando para ello diversos métodos, desde radiación infrarroja hasta aplicaciones de parafina y puede ser aplicado a nivel superficial o a niveles de tejidos profundos (véase también electroterapia de alta frecuencia).

La termoterapia es una valiosa herramienta terapéutica en numerosos procesos traumatológicos y reumáticos, siendo uno de sus efectos principales inmediatos, el alivio del dolor.

Aumento de vascularización (hiperemia): hay un mayor flujo de sangre.
Disminución de la tensión arterial por la vasodilatación.
Aumento de las defensas en todo el organismo.
Disminución de la inflamación en inflamaciones subagudas y crónicas.
Efecto analgésico.
Aumento de la frecuencia respiratoria (taquipnea).
Actúa también sobre el aparato digestivo como laxante.
Fluidifica las mucosidades