¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos, hoy os ofrecemos la aplicación del masaje transverso profundo o cyriax en la tendinitis del tendón de aquiles.
El gemelo y el soleo son unos músculos de gran potencia y volumen localizados en la pantorrilla. Gracias a ellos podemos realizar acciones tan cotidianas como la marcha o ponernos de puntillas. El tendón de aquiles es la estructura que une estos músculos con el talón, directamente con el calcaneo. Es una estructura que soporta grandes tensiones al ser el transmisor de la fuerza generada por estos músculos hacia el pie.

La tendinitis aquilea es la inflamación del tendón de aquiles, Se origina por la realización de movimientos explosivos e intensos en los que se desarrolla mucha fuerza de manera repentina, ya que esta sometido a grandes tensiones. Una de las lesiones mas comunes del tendón rotuliano es el síndrome de la pedrada, una rotura fibrilar del gemelo que ocurre en movimientos repentinos de tenis o padel, comúnmente en jugadores de fin de semana. Este síndrome es característico
recibe su nombre por la sensación de pedrada sobre la pantorrilla o el tendón que coincide con la rotura.

Con el tiempo, la irritación causada por las tendinitis prolongadas provocan pequeños desgarros en el propio tendón, que se desarrollan y se acumulan, causando degeneración del tendón y dolor crónico.
Es por ello que cobra vital importancia el tratamiento temprano de las tendinitis en su fase aguda, para garantizar una optima cicatrización del tendón, que evite su degeneración y cronificación, desembocando en un mal funcionamiento.

Si queréis conocer mas información sobre la tendinitis aquilea si queréis apoyar el tratamiento mediante ejercicios, podéis hacer clic en los enlaces que aparecen en pantalla.

Diferenciamos dos aplicaciones según la categoría de la lesión en aguda y crónica.
Si sufrimos una tendinitis del tendón de aquiles por una practica deportiva reciente,la aplicación sera diferente que si sufrimos una tendinitis de manera repetitiva que se ha cronificado y que nos da problemas incluso 6 meses después de la aparición de la lesión.

Lo primero es localizar el tendón de aquiles, muy fácilmente palpable en la parte posterior del talón, como una banda muy tensa longitudinal que une el calcaneo con el gemelo o pantorrilla.
Una vez localizado el tendón, encontramos el punto mas doloroso, que puede encontrarse en el borde interno, externo, o sobre el propio tendón.
Dependiendo del punto de dolor la aplicación puede variar.

Una vez ubicado damos paso a la explicación de la técnica en el caso agudo y en el caso crónico.
Para el caso agudo localizaremos el punto mas doloroso y aplicamos la técnica clásica de cyriax, colocando el dedo indice por debajo del corazón sobre el tendón, orientándonos de manera transversa a sus fibras, realizamos los pases como se muestra en pantalla, con una profundidad importante, y un ritmo normal de manera intermitente durante 2 a 5 minutos.
Dejaremos en todo momento la muñeca y dedos fijos, como un bloque generando la fuerza desde nuestro hombro. Nunca generaremos el movimiento ni con los dedos, ni con la muñeca.

Durante la aplicación será el dolor el que nos sirva como indicador para regular la profundidad, sabiendo que es una aplicación dolorosa, que debe causarnos molestia cuando la aplicamos correctamente.
Tras la realización del masaje, aplicaremos hielo en la región durante 15 minutos.

Para conocer mas especificaciones sobre la técnica de masaje de cyriax podéis hacer clic en la imagen que aparece en pantalla.

Para la aplicación en el caso crónico, si sufrimos de tendinitis rotuliana frecuentemente, o si sufrimos de dolor persistente en la zona después de 6 meses realizaremos lo siguiente:

La aplicación será exactamente la misma, dándole una mayor profundidad a la técnica, alargando su duración hasta 10 minutos.
Tras la realización del masaje aplicaremos calor en la región durante 15 minutos.

Esta técnica favorecerá la cicatrización y recuperación de los tejidos lesionados, evitando la creación de adherencias, mejorando el aporte de nutrientes y elastificando las fibras del tendón

Os recomendamos fuertemente que apliquéis esta técnica siempre que sufráis una tendinitis rotuliana, desde los primeros días.
esto os garantizara una correcta recuperación del tendón y evitará la cronificación de la lesión.