¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos, ¿alguna vez habéis reflexionado sobre vuestra forma de respirar? Existen hasta 3 tipos de respiración dependiendo de la zona, en este vídeo aprenderemos a combinarlas todas, realizando un llenado completo de nuestros pulmones.

La respiración completa, se realiza unificando las tres respiraciones anteriores: abdominal, torácica y clavicular. Las cuales están explicadas en detalle en los vídeos que aparecen en pantalla, haz clic para dirigirte a ellos.
Es evidente que este ejercicio busca aprovechar toda nuestra capacidad pulmonar provocando una excelente oxigenación, ideal para los momentos de angustia en los que sentimos una falta de aire.
Se trata de un ejercicio respiratorio que aporta relajación, serenidad, claridad y concentración.
Es estupendo cuando necesitamos una relajación a todos niveles: tanto en lo físico, como en lo emocional y en lo mental.
Para su realización nos colocaremos tumbados boca arriba con las piernas flexionadas, en el vídeo lo realizamos sentados para facilitar su explicación.

Coloca una mano sobre el vientre y otra sobre el pecho. Expulsa 2 o 3 veces a fondo el aire de tus pulmones.
Comienza con una inspiración lenta y profunda llevando el aire hacia la parte baja de los pulmones, como si respiraras con el abdomen y sintiendo cómo empujas la mano que tienes sobre el vientre. Tecnica de relajacion mediante la respiración completa.
Continúa inspirando el aire mientras dilatas la zona de las costillas notando el movimiento con la mano ubicada en pecho.
Cuando la zona costal esté dilatada, continúa inspirando un poco más a la vez que las clavículas se levantan. Ahora tus pulmones están llenos de aire.

Retén unos instantes el aire procurando no tensar el rostro, el cuello o los hombros.
Comienza la espiración haciendo que el aire salga primero de la parte clavicular, luego de la costal, y finalmente de la abdominal, expulsando el aire totalmente. Es decir, la espiración se hace de manera inversa a la inspiración, de manera que la zona abdominal es la primera que se llena y la última que se vacía.
Mantén unos instantes los pulmones vacíos, notando la relajación de tu cuerpo.
Puedes realizar este tipo de respiración tanto tiempo como quieras, practícala y te sorprenderás de sus beneficios.
Espero que podáis incluir una rutina respiratoria en vuestro día a día, basta con dedicarle dos minutos de vuestro día a vuestro propio cuerpo, y os prometo que notareis la diferencia. Tecnica de relajacion mediante la respiración completa.