¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos, hoy aprenderemos un gratificante masaje con pelota que os ayudará a aliviar los síntomas causados por el síndrome del piramidal o falsa ciatica.
Ademas de aportar una gran relajación sobre este musculo en concreto, también trabajaremos sobre los músculos rotadores, produciendo unas sensaciones muy agradables sobre nuestra zona glútea y espalda baja.

El piramidal es un musculo delgado con forma triangular que une el sacro con la cadera, cuando este musculo tiene algún punto gatillo activado, provoca dolor en la zona glútea y parte posterior de la pierna. Este dolor es similar al dolor ciatico de origen discal, es por ello que recibe el nombre de síndrome.
Adicionalmente alrededor de nuestra cadera encontramos una serie de músculos profundos que juegan un papel esencial tanto en el movimiento de la cadera como en la estabilización de nuestra espalda baja, y superficialmente encontramos los conocidos músculos glúteo mayor y menor de gran importancia en nuestra anatomía.
Por lo tanto con este masaje no solo liberaremos el piramidal, sino que estaremos realizando una relajación completa sobre todos los músculos peritrocantereos mejorando así la salud de nuestra cadera y nuestra columna lumbar.

MASAJE TRANSVERSAL DEL PIRAMIDAL
Comenzamos con la primera técnica, el masaje transversal del piramidal, en ella intentaremos dirigir nuestra pelota de manera transversal al origen del musculo piramidal. Su origen se sitúa en el sacro, podemos localizarlo fácilmente a un lado del comienzo pliegue glúteo. Nos tumbamos sobre la pelota intentando que
quede aproximadamente en la zona citada. Doblamos nuestras rodillas y levantando ligeramente la pelvis, realizamos movimientos hacia arriba y hacia abajo deslizando la pelota por toda la región sacroiliaca, notando como poco a poco la región se relaja. Si damos con un punto de mayor dolor, debemos detenernos y dejar que todo el peso del cuerpo caiga sobre la pelota, manteniendo esta presión durante 45 segundos, de esta manera lograremos la liberación del punto.
Recomendamos realizar esta técnica transversal durante al menos 3 minutos.

MASAJE LONGITUDINAL DEL PIRAMIDAL
En la segunda técnica, masaje longitudinal del piramidal, volvemos a centrarnos sobre el mismo musculo, en esta ocasión masajearemos siguiendo la dirección de sus fibras musculares. Colocamos de nuevo la pelota en el mismo lugar que en la técnica anterior pero en esta ocasión al levantar la pelvis, realizamos movimientos laterales, llegando desde el sacro hasta el trocanter mayor, fácilmente palpable como un hueso duro en la parte lateral de la cadera. De nuevo si damos con un punto de mayor dolor, debemos detenernos y dejar que todo el peso del cuerpo caiga sobre la pelota, manteniendo esta presión durante 45 segundos.
Recomendamos realizar esta técnica longitudinal durante al menos 3 minutos.

MASAJE PERITROCANTEREO
La tercera técnica busca relajar toda la musculatura profunda que se encuentra alrededor de la cadera. Debemos localizar el trocanter mayor, fácilmente palpable a los lados de nuestra cadera como una prominencia dura. El objetivo es dibujar una U inversa con la pelota, rodeando el trocanter mayor por su parte superior. Para ello nos tumbamos de lado sobre la pelota de tal manera que quede por detrás del trocanter mayor. Debemos apoyar bien nuestro antebrazo ya que es el que nos servirá como punto pivote para mover nuestra pelvis. Desde esa posición realizamos movimientos con la pelvis, de manera que la pelota dibuje una U rodeando nuestra cadera. Os recomiendo realizar unas 10 maniobras aplicando una presión progresiva. Esta técnica puede ser bastante fatigante para el hombro de apoyo.

LIBERACIÓN DEL GLÚTEO MEDIO
La ultima técnica se centra en la liberación del glúteo medio, importantisimo musculo que juega un papel esencial en la marcha y en la estabilización de nuestra pelvis. Nos tumbamos de lado sobre la pelota, colocandola exactamente entre el trocanter mayor y la cresta iliaca. El trocanter mayor hemos aprendido a localizarlo anteriormente, la cresta iliaca puede localizarse fácilmente desplazando la mano hacia arriba desde el trocánter mayor, la notaremos como una cresta que forma un arco de delante hacia detrás. Al tumbarnos sobre la pelota notaremos bastante dolor, sin embargo a medida que pase el tiempo el musculo terminara liberándose, debéis realizar una presión de 45 segundos, desplazar la pelota ligeramente y volver a realizar otra serie de 45 segundos con la pelota fija, tratando el musculo en profundidad, realizando tantas series como sea necesario para tratar toda la superficie del musculo.