¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Ejercicios para el tratamiento de la sacroileitis, patologia que puede causar dolor ciatico. Fisioterapia para aliviar el dolor lumbar provocado por la sacroileitis.

¿Sufres un dolor de espalda rebelde? ¿Te han diagnosticado sacroileitis? ¿Los test que te ofrecí recientemente han sido positivos?
Sacroileitis o falsa ciatica, ejercicios para aliviar el dolor de la espalda baja o lumbalgia

Hola amigos, hace unos días aprendimos juntos 4 test para determinar si el dolor de tu espalda proviene de la articulación sacroiliaca. Esta condición es conocida como sacroileitis, y a modo rápido hace referencia a una disfunción de la articulación sacroiliaca, que se presenta la mayoría de veces en forma de hipomovilidad. La particularidad de este problema es que puede ocasionar dolor lumbar bajo y en muchas ocasiones un dolor ciático.

Tras esta pequeña reseña, vamos con los ejercicios.

RESETEO PÉLVICO
Empezamos con el primero un ejercicio de musculoenergia de realización simple.
Nos tumbamos boca arriba y llevamos las piernas hacia el pecho
Colocamos una mano por encima de la rodilla de un lado, y por debajo de la rodilla del otro lado.
Realizamos una contracción isométrica, es decir sin movimiento, en este ejemplo llevaremos la rodilla izquierda hacia el pecho y la derecha hacia el suelo. Los manos alrededor de las rodillas impedirán que las piernas se muevan. A este tipo de contracciones sin movimientos las llamamos isometricas.
Aplica una fuerza considerable, cuenta hasta 5 e invierte el apoyo y el movimiento de las piernas. Es decir, en el ejemplo actual ahora la rodilla izquierda se moverá hacia el suelo y la derecha hacia el pecho. Realizamos 3 series de 5 repeticiones cada una.

Realizamos 4 repeticiones del ejercicio.
Si durante su realización el dolor aumenta considerablemente, ignora el ejercicio y pasa al siguiente.
Si no notas ninguna mejoría, prueba a realizar el mismo ejercicio del lado contrario, asegurándote de que la pierna contraria queda siempre bien estirada sobre la camilla.

FLEXION DE LA SACROILIACA
Para el segundo ejercicio necesitaremos una silla.
Colocamos la pierna dolorosa sobre la silla, de tal manera que la rodilla quede flexionada. Flexionamos la columna y llevamos nuestro cuerpo hacia abajo, como si quisiéramos tocar el suelo.
Lo ideal es hacer pequeños rebotes para ver como reacciona el dolor. Si notamos mejoría podemos forzar un poco más acercándonos mas hacia el suelo. Si no notas ninguna mejoría te recomiendo realizarlo con la pierna contraria.
Si notamos un empeoramiento del dolor, o si el dolor se irradia hacia la pierna debemos parar inmediatamente y pasar al siguiente ejercicio. Realiza 3 series de 30 segundos cada una.

EXTENSION DE LA SACROILIACA
Para el tercer ejercicio, necesitaremos un cojín, nos colocamos la rodilla del lado doloroso sobre él, como si hiciéramos una postura de caballero, arrodillándonos. Manteniendo una buena postura desplazamos la pelvis hacia delante. Este movimiento provocará una extensión de cadera y articulación sacroiliaca. Si notas alivio, mantén la posición durante unos 5 segundos. y vuelve a la posición inicial.
Realiza al menos 10 repeticiones con la pierna dolorosa. si no notas ningún resultado, prueba con la pierna contraria. Durante el ejercicio es importante mantener una postura derecha.

ROMPER LA PUERTA
Por último terminamos con un ejercicio un poco loco que también puede daros buenos resultados.
Nos colocamos en el marco de una puerta, flexionamos la pierna dolorosa colocando el pie en el lado contrario. No olvides limpiar la suela de tus zapatillas, sobre todo si lo haces en casa.
Presiona con tu pierna como si quisieras romper el marco de la puerta, contando hasta 5 y relaja.
Realiza 10 repeticiones. ¿Notas alivio? si es así continua al menos 3 series más. Si no notas ninguna mejoría prueba con la pierna contraria, y si el dolor aumenta detén el ejercicio.
Para aquellos que sean menos flexibles podéis probar la variante para los mas vagos, sentándote en un taburete.

Si cualquiera de los ejercicios te esta dando resultados, repítelos al menos una vez cada 4 horas, hasta que el dolor desaparezca. Lo repito de nuevo porque es importante, si no notas ninguna mejoría te recomiendo probar con la pierna contraria, y sobre todo si por el contrario notas un empeoramiento del dolor, olvida el ejercicio que esta haciendo y pasa al siguiente.