¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos, hoy vamos a aprender las mejores técnicas de masaje para acelerar la recuperación tras una operación de prótesis de rodilla. Puedes encontrar mucha información sobre esta intervención, así como la rehabilitación al completo haciendo clic en la pestaña superior.

Gracias al masaje temprano, lograremos mejorar la inflamación el hematoma y el dolor en la fase aguda.
Este masaje esta recomendado durante las primeras semanas de postoperatorio.
Tumbados boca arriba, colocamos un pequeño cojín por detrás de la rodilla. Realizamos maniobras muy suaves en forma de círculos con la yema de los dedos, sin apenas aplicar presión. Comenzamos desde el tobillo, o desde lo mas abajo que podamos, y subimos lentamente hasta terminar a la altura del muslo. Si somos capaces podemos elevar ligeramente la rodilla para trabajar la parte posterior. Muy importante, ya que es la zona donde se acumula todo el sangrado, y donde aparecerá el hematoma. 5 minutos de masaje mañana y tarde serán suficientes.

La movilización de la rotula es muy importante para que la mecánica de la rodilla sea correcta durante el movimiento. Este hueso circular supone un punto clave en la flexión de rodilla. Debemos movilizarla para evitar adherencias y acelerar la recuperación de la amplitud articular. Es muy fácil, la localizamos a la altura de la rodilla, es fácilmente palpable como una superficie dura, justo por delante. Colocamos los dedos indice y pulgar a ambos lados y realizamos movimientos laterales. Sin miedo, hasta que notemos un limite o nos produzca dolor. También podemos movilizarla verticalmente.

A partir de la tercera semana podemos realizar técnicas mas enérgicas y potentes. Masajear la musculatura que se localiza por delante y por detrás de la rodilla, nos ayudara a mejorar la cicatrización de la propia prótesis, y a ganar elasticidad muscular lo que nos permitirá flexionar mejor. Necesitaremos algo de crema o aceite para mejorar el deslizamiento. Para el musculo cuadriceps colocamos nuestras manos cerca de la cadera, y presionamos deslizando las manos hasta la rodilla. Siempre en sentido caudal. Si queremos aplicar mas fuerza a la técnica podemos usar nuestros nudillos, consiguiendo una mayor profundidad.
Para los isquiotibiales necesitaremos un bastón para masajear toda la zona posterior de la rodilla. Aplicamos algo de aceite al bastón y lo deslizamos desde el glúteo hasta la rodilla, siempre en este sentido, trabajando las partes que notemos mas tensas.

Para terminar, necesitaremos trabajar la cicatriz. Hacerlo mejorara el movimiento entre la piel y los tejidos mas profundos, evitando la creación de adherencias que puedan limitar el movimiento de la rodilla. Es necesario que la cicatriz no tenga ni puntos ni grapas, y que no quede ninguna costra sobre ella. Es muy sencillo. Colocamos los pulgares a ambos lados de la cicatriz, enfrentados, pero ligeramente decalados entre si. Realizamos movimientos de zigzag acercándolos entre si. SI lo realizamos lentamente debemos observar como la cicatriz adquiere una forma de S. También podemos hacer una maniobra de zigzag vertical moviendo los pulgares en direcciones opuestas. La técnica debe aplicarse sin pausa, sin aceite, durante al menos dos o tres minutos. Debemos aplicar una presión considerable, e incluso debe causarnos una pequeña molestia Cuanto mayor sea la cicatriz mayor sera el tiempo que necesitaremos para tratarla. Anímate y escríbenos tus dudas, estaremos encantados de responderte.