¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos, ¿te gustaría tener un abdominales de acero? ¿Te pasas horas realizando flexiones de tronco, con el fin de parecerte a tus ídolos? Hoy me gustaría hablaros de una serie de errores muy comunes en deportistas amateurs que van en busca de la famosa tableta de chocolate.

¿FLEXIONAR TU CUERPO MIL VECES?
El hecho de que los abdominales sean visibles o no, no depende de la cantidad de abdominales que puedas hacer al día, depende desgraciadamente del porcentaje de grasa corporal que tengas. Puedes tener el recto anterior del abdomen mas fuerte del mundo, pero si este se encuentra bajo una espesa capa de grasa, será muy complicado que nadie pueda apreciarlo. Por lo tanto antes de ponerte a hacer abdominales como un animal, piensa en tu dieta, y en como disminuir la ingesta de calorías diarias.

GENÉTICAMENTE PROBADO
Incluso una buena dieta y unos ejercicios correctos, no te garantizan que tus abdominales puedan verse. La genética juega un papel esencial, lo que hace que ciertas personas luzcan abdominales sin apenas esfuerzos, y otros no lo logren a pesar de una absoluta dedicación.

DEBILIDAD DEL SUELO PÉLVICO
Pero, no solo deberías preocuparte de tu físico, el hecho de realizar abdominales flexionando el tronco de manera constante y repetitiva puede desencadenar problemas en tu espalda, cuello, e incluso suelo pélvico. Trabajar abdominales flexionando el tronco en un movimiento de crunch de manera repetitiva somete a una gran presión a nuestro suelo pélvico, provocando desequilibrios musculares que causaran dolor a nivel lumbar, perdidas de orina, e incluso prolapsos de utero en las mujeres. Especialmente en aquellas mujeres que acaban de dar a luz, y realizan muchos abdominales con el fin de recuperar su antigua figura.

¿REALMENTE TRABAJAS TUS ABDOMINALES?
Durante el movimiento del crunch, se realiza una flexión de tronco en la que intervienen muchos más músculos que el recto anterior del abdomen. El recto anterior no se trabaja de manera aislada, y el psoas iliaco tiene un peso igual de importante durante el ejercicio.
La potenciación del psoas iliaco conlleva un aumento directo de la compresión vertebral, aumentando el riesgo de discopatias.

DEGENERACIÓN LUMBAR
Los discos intervertebrales lumbares, sufren en los movimientos de flexión y rotación, estos movimientos someten a nuestros discos a una presión que aceleran su degeneración y envejecimiento prematuro. La situación mas lesiva ocurre sobre todo en los movimientos en los que combinamos ambos gestos de rotación y flexión, como por ejemplo cuando queremos hacer abdominales oblicuos. Por lo tanto al realizar abdominales estamos favoreciendo la compresión y degeneración de nuestra columna lumbar favoreciendo la aparición de hernias de disco en el medio plazo.

EMPEORAMIENTO POSTURAL
Si todo lo expuesto anteriormente no te ha desanimado, trabajar los abdominales mediante flexiones de tronco provoca alteraciones del patrón postura, anteriorizando la cabeza, aumentando la cifosis dorsal, la rotación interna de hombros la retroversión. Este tipo de alteraciones posturales son solo el inicio de patologías mas graves que podrían desarrollarse si continuamos con este habito.

¿CUAL ES LA ALTERNATIVA?
A pesar de que os lo hayamos puesto tan negro, existen alternativas muy simples y beneficiosas al típico crunch abdominal.
La plancha por ejemplo es el ejercicio estrella, tanto para proteger y reforzar tu zona lumbar, como para desarrollar mas fuerza en el core.
Mediante la practica de este ejercicio conseguiras reducir tu cintura, y lo más importante, evitarás las lesiones a largo plazo.