¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

¿Porque cruje mi rodilla? Descubre de donde provienen los crujidos de las rodillas y si estos sonidos están relacionados con la artrosis o el desgaste. ¿Están los huesos rozando entre sí? ¿estoy preocupado por lo que pueden provocar a largo plazo, algo no está bien en mi rodilla…

Hola amigos, si sois terapeutas seguramente habréis escuchado estas frases infinidad de veces.
Los crujidos de rodilla pueden ser causa de preocupación en muchos de nuestros pacientes, y pueden acabar en un comportamiento de evasión al crujido, evitando que este se produzca por miedo a pensar que puede provocar daños en su rodilla. Esta situación puede encerrar a los pacientes en una espiral negativa, desarrollando una conducta motora modificada, a causa de las influencias negativas sobre los crujidos de rodilla.

La evidencia sugiere que los profesionales de la salud muy a menudo ni evalúan ni tratan este tipo de preocupaciones. Vista la prevalencia de los crujidos articulares, es relevante para cualquier terapeuta o profesional médico que trate con pacientes con dolor musculoesquelético.
Es momento de poner fin a esto y reafirmar ante nuestros pacientes que los crujidos que experimentan son normales, y más importantes, darles una explicación sólida de lo que sucede.
En primer lugar, ningún estudio hasta la fecha ha demostrado una conexión definitiva entre los crujidos articulares y la existencia de una patología activa, siendo importante explicar el significado de esta afirmación al paciente, incluyendo una detallada charla de en qué consisten los estudios de investigación en el campo médico.

El 99% de los sujetos en los grupos de investigación tienen crujidos, pero NO dolor.
Si en su caso el dolor es concordante con los crujidos, deberías contactar con tu profesional de la salud para evaluar tu situación particular. Puede tratarse de una estructura extra articular, por ejemplo, un tendón chasqueando sobre alguna protuberancia ósea, la cual puede ser palpable y audible como un chasquido, tales como las que ocurren en la tenosinovitis.
Dentro de la articulación, el desplazamiento de dos superficies óseas crea un vacío que conduce al colapso de las burbujas de gas dentro del fluido sinovial, este fenómeno se escucha como el tan característico “crack”. Bastante interesante y esclarecedor es el hecho de que haberse crujido los nudillos durante un largo periodo de años, no incrementa el riesgo de osteoartriris.

El “crack” que escuchamos puede explicarse como un efecto de deslizamiento entre fémur y rótula, estos movimientos son espasmódicos, produciendo señales de vibración en artrografía, estas vibraciones son reducidas en casos de osteoartritis y casi nulas en patologías femoro rotulianas, debido a una hipomovilidad y falta de lubricación.
Así que es paradójico que estas vibraciones, que explican los crujidos en pacientes sanos, se encuentren en menor medida en estados patológicos.
¿Sabías que en Elan, un tipo de antílope africano usa los crujidos de la rodilla como muestra de dominancia?
Así que, quizás no deberíamos considerar los crujidos como una señal de enfermedad sino como un signo positivo de que nuestras articulaciones están móviles y bien lubricadas.

Si has llegado hasta aquí es porque el vídeo te ha gustado o te está siendo de ayuda, ahora te toca a ti ayudarme a mí. Compártelo en tus redes sociales para que juntos podamos llegar a todas las personas que lo necesitan.