¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos, desde hace unos años salir a correr, o como dicen los jóvenes practicar el running, esta en su mas absoluto auge.
Esto ha provocado que terminos que antes solo se escuchaban en la consulta de podología, como pisada pronadora o supinadora, ahora se escuchen constantemente entre los apasionados de este deporte.
Hoy analizaremos y definiremos los diferentes tipos de pisada.
Para comprender mejor los conceptos vamos a hacer un repaso de las fases por las que pasa nuestro pie en la marcha.

La primera fase es la del aterrizaje que es cuando el pie entra en contacto con el suelo. Esto lo hacemos todos de la misma manera, apoyando el talón por fuera porque la cadera se encuentra en rotación externa. Es uno de los momentos críticos en la pisada, ya que el corredor genera un impacto contra el suelo que éste devuelve de manera vertical hacia el corredor.

La segunda fase es la de amortiguación o apoyo, esta es la fase en la que podemos distinguir cuál es nuestro tipo de pisada.
El apoyo del pie se transfiere desde el talón hasta la zona de los dedos pasando por el arco plantar y ahí es donde cada tobillo se comporta de una manera diferente.
Cuando este recorrido se produce por la zona exterior del antepie predomina la pisada supinadora, mientras que si el apoyo se realiza por la zona interior seremos corredores pronadores.
Si el peso se transfiere de manera homogenea con un apoyo plano seremos neutros.
A grandes rasgos la prevalencia de los tres tipos de pisadas son:
50% de la población posee una pisada neutra.
El 40% una pisada pronadora, y el 10% una pisada supinadora.

Estos datos son de carácter general, ya que debemos tener en cuenta el arco del pie, y la posición del talón en estático y en dinámico para determinar la verdadera naturaleza de la pisada. Si queréis descubrir mucho mas sobre el tema, y aprender una serie de test que os ayudaran a afinar el diagnostico haced clic en la imagen que aparece en pantalla.

Y volviendo a las fases…
La tercera fase es la del despegue, es la última fase en la que el pie está en contacto con el suelo. El apoyo se encuentra por delante de nuestro centro de gravedad, en la zona delantera del pie, entre los metatarsos y el dedo pulgar.

Y por ultimo la fase de balanceo en la cual el pie se encuentra en el aire, mientras que el pie contrario aterriza y comienza un nuevo apoyo.

Espero que tanto si salís a correr como si no el vídeo os haya ayudado a comprender el funcionamiento de vuestro cuerpo y sus peculiaridades. Pisada pronadora o supinadora.