¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Cirujano: Dr. Jesús Mudarra. Traumatólogo en Valencia.

La rotura completa del Ligamento Cruzado Anterior (LCA) no cicatriza. Si hay clínica de inestabilidad en la rodilla es necesario su reconstrucción quirúrgica con injerto. Aquí podrá ver cómo se explora en quirófano una rotura del LCA y la cirugía para obtener un autoinjerto de los tendones isquiotibiales, el Semitendinoso (ST) y el Gracilis (G) para confeccionar una Plastia STG con la que se reconstruirá por artroscopia el Ligamento Cruzado Anterior, y que veremos en la segunda parte de este vídeo.
IMPORTANTE: algunas imágenes quirúrgicas (a partir del minuto 6:40 ) pueden alterar la sensibilidad del espectador.

FE DE ERRATAS: En el minuto 1:16 donde dice “Test de Lachman” debe decir “Pivot Shift”.

PROCEDIMIENTO

Es una cirugía para reconstruir el ligamento que se encuentra en el centro de la rodilla con un nuevo ligamento. El ligamento cruzado anterior (LCA) mantiene al hueso de la espinilla (tibia) en su lugar. Una ruptura de este ligamento puede provocar que la rodilla se afloje durante la actividad física.
Descripción

Usted probablemente recibirá anestesia general inmediatamente antes de la cirugía. Esto significa que estará dormido y sin dolor. Algunas veces, se usan otros tipos de anestesia para esta cirugía.

El tejido que reemplazará el LCA dañado proviene de su propio cuerpo o de un donante. Un donante es una persona que ha muerto y que, antes de morir, decidió dar todo o parte de su cuerpo para ayudar a otros.
El tejido tomado del propio cuerpo se denomina autoinjerto. Los dos lugares más comunes para tomar el tejido son un tendón de la rótula o un tendón de la corva. Éste último corresponde al músculo por detrás de la rodilla.
El tejido tomado de un donante se denomina aloinjerto.
El procedimiento por lo regular se realiza por medio de una artroscopia de rodilla, procedimiento en el cual se inserta una cámara diminuta dentro de la rodilla a través de una pequeña incisión quirúrgica. La cámara va conectada a un monitor de video en el quirófano y el cirujano la utilizará para revisar los ligamentos y otros tejidos de la rodilla.

El cirujano hará otras pequeñas incisiones alrededor de la rodilla e introducirá otros instrumentos médicos. Asimismo, reparará cualquier daño encontrado y luego reemplazará el LCA siguiendo estos pasos.

El ligamento viejo se retira utilizando una rasuradora u otros instrumentos.
Si se va a usar su propio tejido para hacer el nuevo ligamento cruzado anterior, el cirujano hará una incisión más grande, a través de la cual extraerá luego este tejido.
El cirujano hará túneles en el hueso para pasar el nuevo tejido, el cual estará en el mismo lugar del LCA viejo.
El cirujano fijará el nuevo ligamento al hueso con tornillos y otros dispositivos para mantenerlo en su lugar. A medida que sana, los túneles del hueso se llenan, lo cual asegura más el nuevo ligamento.

Al final de la cirugía, el cirujano cerrará las incisiones con suturas (puntos) y les colocará un apósito. Durante el procedimiento, la mayoría de los cirujanos toman imágenes desde el monitor de vídeo, de manera que usted pueda ver lo que se encontró y lo que se hizo.

RAZONES DE LA CIRUGÍA

No tratar un LCA roto puede llevar a daño del tejido y artrosis temprana. La reconstrucción del LCA se puede recomendar para estos problemas de rodilla:

Rodilla que se afloja o se siente inestable durante las actividades diarias.
Dolor de rodilla.
Incapacidad para continuar practicando deportes u otras actividades.
Cuando otros ligamentos también están dañados.

Antes de optar por hacerse la cirugía, usted debe entender el tiempo y el esfuerzo que tomará la recuperación. Será necesario ceñirse a un programa durante 4 a 6 meses antes de que pueda volver a la actividad completa. El éxito de la cirugía depende de su cumplimiento con el programa de rehabilitación.
Riesgos

Los riesgos de la cirugía son:

Sangrado
Infección
Coágulo de sangre en la pierna
Incapacidad del ligamento para sanar
Falta de efectividad de la cirugía para aliviar los síntomas
Lesión a un vaso sanguíneo cercano
Dolor en la rodilla
Rigidez de la rodilla o pérdida del rango de movimiento
Debilidad de la rodilla

DESPUÉS DEL PROCEDIMIENTO

La fisioterapia puede ayudar a muchas personas a recobrar el movimiento y la fuerza en la rodilla. La terapia puede durar de 2 a 6 meses.

Qué tan pronto retorne usted a trabajar dependerá del tipo de labor que realice. Puede ser en cualquier momento desde unos días hasta unos meses. Retornar por completo a las actividades y a los deportes por lo regular toma de 4 a 6 meses.Lligamento cruzado anterior.