¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos, hoy os contamos la realidad sobre los antiinflamatorios, ¿realmente ayudan a aliviar el dolor de espalda?
Una nueva revisión sistemática sobre el uso de antiinflamatorios ponemos en evidencia el pilar en el que se sustenta gran parte del tratamiento medico para dolor de espalda, los antiinflamatorios.

Los antiinflamatorios no esteroideos de uso común, como el ibuprofeno, que habitualmente se utilizan para tratar el dolor de espalda proporcionan poco beneficio y, al mismo tiempo, causan efectos secundarios.

Los resultados de esta revisión sistemática a la cual podéis acceder mediante el enlace de la descripción, revela que sólo uno de cada seis pacientes tratados con estos fármacos, logra una reducción significativa del dolor. Es decir, el tratamiento es solo efectivo en un 17% de los casos.

Ante la ineficacia de estos fármacos tan recetados, urge a la necesidad de encontrar soluciones a un problema que afecta prácticamente al 80% de la población mundial durante al menos una vez en su vida.

El dolor de espalda es la causa principal de discapacidad y baja laboral en todo el mundo, y para paliarlo se prescriben medicamentos como los antiinflamatorios, a pesar de su limitada eficacia. Parece evidente que estos medicamentos no solo, no son la solución adecuada para el tratamiento del problema, sino que su ingesta continuada puede acarrear graves problemas gástricos. Entonces… ¿cual es la solución al dolor de espalda?

Cada paciente y cada historia del dolor es particular, no se pueden tratar todas los dolores de la misma manera.
Detectar el origen del problema es el primer paso hacia el éxito del tratamiento. Todo puede influir, desde el exceso de peso, y el sedentarismo, hasta la posición que tengamos durante jornada laboral, o los esfuerzos que hagamos durante nuestro día a día.
Mantente activo, realiza estiramientos, ten una vida saludable, come bien y practica un deporte que te guste. Discute con tu profesional de la salud de que otras maneras puedes mejorar tu problema, quizás mediante técnicas manuales directas o readaptando tu puesto de trabajo. Toma el control y se él protagonista de tu propia curación, no confíes tu tratamiento a la toma de unos fármacos. En mi canal encontrarás infinidades de ejercicios y estiramientos para aliviar tu problema.