¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

La rotura del LCA o ligamento cruzado es recurrente en jugadores de fútbol. Conoce las situaciones más comunes en las que el LCA se lesiona en el fútbol.

Hola amigos, en esta nueva serie de 3 vídeos, hablaremos sobre el ligamento cruzado anterior (LCA) y su relación con el rendimiento en los jugadores fútbol. La rotura del LCA es una de las lesiones de rodilla que más comúnmente aparece en el fútbol, y paradójicamente, al mismo tiempo es una de las lesiones más fáciles de evitar. Durante esta serie de tres vídeos cubriré ciertos aspectos básicos y avanzados sobre la lesión y su ámbito futbolístico, aquí un pequeño resumen de lo que abordaré en cada vídeo.
– Información y trasfondo en la rotura del LCA y estadísticas de lesiones en el fútbol (Parte 1)
– Mecanismo común de lesión del LCA en el fútbol (Parte 1)
– Protocolo específico de detección / prueba atlética para evaluar el LCA que debes usar si juegas al fútbol (Parte 2)
– Ejercicios de prevención de lesiones LCA para añadir a su preparación en el gimnasio y entrenamientos de fútbol (Parte 3)

Antecedentes y estadísticas
La articulación de la rodilla requiere una enorme cantidad de estabilidad a partir de estructuras pasivas tales como ligamentos, pero también requiere cantidades increíbles de estabilidad dinámica de la musculatura circundante (por ejemplo, el cuádriceps). En el fútbol, la rodilla está sujeta a movimientos rotatorios y pivotantes y, como tal, se somete a mucho estrés. Una de las estructuras pasivas que es vital para la estabilidad de la rodilla es el Ligamento cruzado anterior o LCA. En resumen, su función principal es evitar una excesiva traslación y rotación de la tibia en relación con el fémur. El LCA es esencial para el control de la traslación tibial y la rotación durante los movimientos de pivote, salto o cambio de dirección rápidos o de desaceleración.
La incidencia anual de lesiones de LCA en el fútbol profesional oscila entre 0,15-3,7% por persona por año en el fútbol profesional y entre 0,03-1,7% por persona y año en el fútbol amateur. Desafortunadamente para las mujeres, la incidencia es mucho más alta en comparación con los hombres, y las investigaciones indican que las jugadoras de fútbol tienen entre 2 y 3 veces más probabilidades de sufrir lesiones de LCA. Fundamentalmente, la mayoría de las lesiones del LCA NO TIENEN CONTACTO en el fútbol.

Mecanismo de lesión del LCA en el fútbol más común
El fútbol es un deporte multidireccional y de ritmo rápido que implica numerosos movimientos de salto, giro, corte y desaceleración. Un estudio de Walden en 2015 analizó 39 videos de roturas completas del LCA en jugadores profesionales de fútbol masculino. De este análisis se encontró que el 64% (25) de estas lesiones de LCA fueron el resultado de 3 mecanismos lesionales distintos SIN CONTACTO. Estos mecanismos se resumen a continuación:

1. CORTANDO UN PASE O DANDO UN PASO LATERAL
En todos los casos de este mecanismo lesional, se involucraba a un jugador defensor que corría a gran velocidad y que hacía un movimiento de corte, o paso lateral en un intento de obtener la pelota o embestir al otro jugador. Esto requiere una desaceleración rápida combinada con un cambio de dirección que coloca la posición de la cadera, la rodilla y el tobillo en una situación vulnerable. Mira la pierna derecha del jugador azul en la foto donde se puede ver que todo el peso de su cuerpo está en su pierna derecha en posición de extensión y rotación.

2. RECUPERANDO EL EQUILIBRIO DESPUÉS DE GOLPEAR EL BALÓN
Esto ocurre principalmente cuando el jugador está despejando un balón. Durante esta acción, el jugador avanza a gran velocidad mientras se encuentra desequilibrado. De nuevo, observa la posición de la pierna derecha del jugador amarillo en la foto: la pierna derecha se encuentra casi extendida con una mínima flexión de la rodilla y tobillo, girando hacia afuera en rotación externa.

3. ATERRIZANDO DESPUÉS DE CABECEAR
Durante esta situación, el jugador salta y compite con el oponente por el balón. Ambos jugadores hacen contacto en el aire. Fíjate en el jugador azul y rojo en esta ocasión. A medida que aterriza en el suelo, pierde el equilibrio (tanto hacia atrás como hacia los lados) y aterriza sobre una pierna estirada a una velocidad rápida con una flexión mínima de la rodilla. Esto desplaza toda la carga del cuerpo sobre la pierna, lo que obliga a la rodilla a ceder.

En todas las situaciones, la pierna lesionada siempre se encontraba en una posición vulnerable (por ejemplo, pierna ligeramente flexionada, cadera rotada externamente, y el tobillo en eversión). En todas estas situaciones los jugadores desplazan toda la carga del cuerpo sobre una pierna en las posiciones descritas y, en consecuencia, provocan una rotura completa del LCA.