¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos, hoy aprenderemos como diferenciar una fractura de una fisura, y repasaremos las fases de consolidación por las que pasan este tipo de lesiones.
Una fractura es la pérdida de continuidad de un hueso, a consecuencia de golpes, fuerzas o tracciones cuya intensidad supera la resistencia y elasticidad del hueso.
El hueso esta compuesto en su interior por un tejido esponjoso, formado por trabéculas que conforman una gran telaraña. La peculiaridad del interior del hueso le hace ligero y muy resistente al mismo tiempo.

Existen numerosas maneras de clasificar las fracturas pero lo más importante es saber si se trata de una fractura abierta o cerrada.
Clasificación según su etiologia.
Clasificación según su mecanismo de producción.
Clasificación según su patrón de interrupción
Clasificación según su estabilidad.
Clasificación según las lesiones de parte blandas asociadas.

Y depende de si el foco de la fractura se comunica o no con el exterior.
En una fractura cerrada el hueso fracturado no atraviesa la piel.
En una fractura abierta el hueso fracturado es capaz de atravesar la piel, quedando expuesto al exterior provocando una herida profunda de mayor gravedad.
Una fractura abierta es por lo tanto una lesión de mayor gravedad y tendrá, en la mayoría de las ocasiones una recuperación y rehabilitación más complicada.

Si quieres aprender los primeros auxilios que hay que realizar cuando alguien sufre una fractura haz clic aquí.

Las fracturas tienen un largo periodo de consolidación, esta consolidación depende en gran medida de la edad, el estilo de vida, el tipo de fractura y el hueso fracturado.
En pantalla puedes ver una pequeña referencia del tiempo que tarda un hueso en consolidar en un adulto no fumador y sano.
Estos tiempos son aproximados siempre que el tratamiento y la reducción de la fractura sean los correctos.
Dividimos la consolidación en cuatro fases, como ejemplo tomaremos la fractura de radio en un adulto sano.

1. FORMACIÓN DEL HEMATOMA:
Periodo: desde el momento de la fractura a las 2 semanas siguientes
El hueso al romperse sangra. Esto hace que se forme un hematoma que es contenido en el sitio por los tejidos que rodean al hueso. Moratón visible.
Durante este sangrado se liberan factores inflamatorios, que son los que activan el proceso de cicatrización de una fractura.

2. FORMACIÓN DEL CALLO BLANDO:
Periodo: de 2 a 4 semanas
En esta fase las células formadoras de hueso van creando lo que se llama callo blando óseo, que se irá endureciendo con el tiempo.
Este callo aún no se puede apreciar en una radiografía porque no se encuentra lo suficientemente osificado.

3. FORMACIÓN DEL CALLO ÓSEO DURO:
Periodo: de las 4ª a la 6ª semana
Pasado este tiempo, el callo blando se va calcificando y da lugar un hueso con unas características y resistencia similar a la de tu hueso previo. El callo óseo duro.
Si palpas la zona de la fractura, podrás notar una especie de bulto endurecido. De hecho, al realizar una radiografía podremos apreciar el callo de la fractura.

4. REMODELADO:
Y por último, el hueso termina de reorganizar la estructura interna del callo óseo duro y acaba de repararla para conseguir la resistencia correcta.
En este proceso influye la vida que estés llevando, ya que la consolidación total depende de las actividades que realices.
A pesa de todo hay que tener en cuenta que el foco de la fractura seguirá siendo frágil hasta que no hayan pasado entre 8 a 12 meses de la fractura.

Las fracturas necesitan ser corregidas para conseguir una correcta alineación durante su cicatrización. La consolidación incorrecta de una fractura puede ser un problema muy grave ya que altera toda la arquitectura anatómica de nuestro cuerpo, creando una mala repartición de las cargas. Según el tipo de fractura los médicos juzgaran si es necesaria una simple in movilización o una intervención quirúrgica que mediante placas y tornillos, en los casos mas graves, nos ayude a lograr una consolidación y alineación correcta.

FISURA
La fisura es una rotura parcial del hueso que no provoca discontinuidad entre los dos extremos. Estas fracturas son estables, y no corren riesgos de una mala consolidación por el movimiento de sus extremos.
Las fases de recuperación de una fisura, son las mismas que las de una fractura, con la diferencia de que no necesitamos tener la zona inmovilizada por completo, pudiendo hacer una in movilización relativa sin ningún riesgo.

Espero que mediante esta información hayáis tomado conciencia del largo y complicado proceso que lleva a cabo nuestro cuerpo para consolidar las fracturas.
Si te interesan este tipo de lesiones y quieres descubrir mas información sobre ellas, haz clic en la lista de reproducción que aparece en pantalla.