¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos, ¿Tienes una fractura pero no recuerdas haberte dado ningún golpe? ¿Se puede romper un hueso únicamente por correr?
Hoy aprenderemos que son las fracturas por estrés y que medidas hay que tomar para tratarlas.

Se considera fractura a la falta de continuidad en un hueso. En la mayoría de los casos, estas fracturas son consecuencia de acciones o accidentes traumáticas. Sin embargo en el caso de las fracturas por estrés, la lesión se origina por una repetición prolongada de un mismo gesto que ejerce traumatismos de bajo impacto sobre el hueso. Fractura por estres, que es y cual es su tratamiento.

Este tipo de fracturas suelen empezar con molestias en alguna zona de la pierna, habitualmente en el pie o el tobillo.
El dolor aparece y tiene una clara relación con la actividad deportiva que lo ha provocado, e incluso en los casos mas graves puede reproducirse durante toda la jornada, sin necesidad de practicar ninguna actividad.

En la mayoría de los casos estas fracturas suceden en pacientes sanos, deportistas, aficionados que fuerzan sus cuerpos mas allá de sus límites, o en personas que tienen una mala pisada, o una incorrecta alineación de sus ejes corporales, como por ejemplo tras una fractura que no ha consolidado correctamente. Enfermedades como la osteoporosis pueden favorecer este tipo de lesiones. Fractura por estres, que es y cual es su tratamiento.

La localización de este tipo de lesiones es especialmente difícil, ya que se suele confundir con lesiones musculares comunes como las tendinitis o sobrecargas.El diagnóstico temprano es esencial para evitar complicaciones y lograr un retorno deportivo lo antes posible.

Una fractura de estrés normalmente se diagnostican con una radiografía o con una resonancia magnética de la zona.
En ellas podemos apreciar signos de inflamación e incluso un callo de fractura, que muestra que la fractura ha empezado ya a repararse.

TRATAMIENTO
Lo ideal es evitar la aparición de este tipo de lesiones, antes de que se produzcan. Si eres un gran aficionado al deporte te recomiendo seguir las siguientes recomendaciones.

Evita incrementar desordenadamente los parámetros de la actividad, duración, intensidad o frecuencia. Toda progresión debe ser de manera gradual.
Respeta el período de descanso, sobre entre los días mas duros o tras una competición.
Escucha a tu cuerpo y avanza de manera gradual si estas comenzando.
Evita los cambios bruscos en la superficie cuando realizas tu actividad.
No introducir cambios bruscos en tu técnica de carrera.

Si llegamos tarde y la lesión ya ha sido diagnosticada el procedimiento será ligeramente mas complicado.
El historial deportivo del paciente y su actividad diaria, tanto deportiva como laboral, es decisiva para trazar un tratamiento personalizado.
Cesar la actividad que realices es esencial para evitar su empeoramiento, estos tiempos de reposo pueden prolongarse durante 2 a 6 semanas.
Es necesario acudir a un profesional medico para recibir unas consignas acordes a tu lesión y que os pueda dispensar los analgésicos necesarios.
La realización de unas plantillas o la mejora técnica de tus gestos deportivos son importantes para evitar la sobrecarga y la perpetuación del problema.
Las actividades en el agua son de gran utilidad si deseas mantener tus capacidades físicas, este tipo de ejercicio es de bajo impacto y no empeorara la fractura.

Y por último, el retorno a la actividad debe ser gradual y progresivo.
La gran particularidad de las fracturas por estrés hace complicado abordarlas de manera general, sin embargo espero que mediante este vídeo aprendáis a reconocerlas, y a actuar antes de que el problema sea más grave.