¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos, hoy aprendemos a identificar y tratar la fractura del escafoides de la mano.
Este minúsculo hueso tiene la particularidad de cicatrizar muy mal, y a pesar de ser muy pequeño, si no se detecta su fractura a tiempo, puedes terminar sufriendo limitaciones en tu muñeca de por vida.

¿QUE ES EL ESCAFOIDES?
El hueso escafoides forma parte del carpo de la mano, una hilera de huesos que se sitúa justo al principio de tu muñeca.
Esta hilera esta formada por huesos muy pequeños, y permiten la movilidad de la mano y la muñeca.
Para localizar el escafoides solo tienes que extender el dedo pulgar en forma de aprobación tal y como mostramos en pantalla.
Este triangulo que forman los tendones del dedo pulgar se denomina tabaquera anatómica, al fondo encontraremos al hueso escafoides.

¿COMO SE FRACTURA?
El escafoides se fractura de manera muy frecuente en caídas, sobre todo en gente joven y muy mayor. O en personas que trabajan mucho con las manos.
Si sufres dolor en la muñeca tras una caída violenta lo mas probable es que te hayas fracturado el escafoides.
Al caer sobre la palma de la mano el escafoides se ve aplastado y comprimido por la posición de la muñeca, esta fuerza sobrepasa la resistencia elástica del hueso provocando la fractura.
La fractura suele presentar síntomas de dolor en la muñeca, inflamación e imposibilidad de moverla correctamente.
Otra manera de evidenciar la rotura es apretando el pulgar contra la muñeca, o palpando profundamente en la tabaquera anatómica.

El diagnostico se confirma mediante radiografías en varios planos, o mediante una resonancia.

¿PORQUE ES IMPORTANTE DIAGNOSTICAR LA ROTURA A TIEMPO?
Si no identificamos la fractura y la tratamos correctamente es muy probable que desarrollemos problemas ligados a su consolidación.
Otra de las peculiaridades que tiene el escafoides, es que cuando se fractura hay riesgo de que se dañe el aporte sanguíneo que lo nutre.
La primera consecuencia que tiene esto es el riesgo de que no se empiece a formar callo óseo y la fractura no se consolide por si misma.
Desafortunadamente esto también puede ocurrirte aunque la fractura haya sido diagnosticada y tratada a tiempo.

NECROSIS DE LOS FRAGMENTOS DE HUESO*
La segunda consecuencia de una falta de riego sanguíneo es que alguno de los fragmentos se pueden necrosar.
Es decir, al no llegar bien la sangre al tejido óseo los fragmentos de tu hueso pueden acabar muriendo y desapareciendo, ya que el cuerpo los absorbe.
Si a la falta de consolidación sumamos la necrosis de los fragmentos de hueso, está claro que el buen funcionamiento de tu muñeca se verá muy comprometido.
A largo plazo, esta incorrecta consolidación provocaría varios problemas para nuestra muñeca.

SECUELAS DE UN MAL TRATAMIENTO
DOLOR: El movimiento y la mecánica de la muñeca quedara comprometido, causando dolor y limitación tanto al mover la muñeca como al apoyar el pulgar.
BLOQUEOS: Sufrirás bloqueos de la muñeca realizando algunos movimiento,s y los chasquidos o resaltos serán frecuentes.
ARTROSIS: El cartílago que ayuda al buen deslizamiento entre los huesos quedará también dañado, provocando un desgaste articular temprano en tu muñeca.
Esto provocara de nuevo, un mal funcionamiento de la muñeca, causando dolor, rigidez o incapacidad para trabajar en ciertas actividades.
Todas estas complicaciones tienen en la mayoría de las ocasiones una solución quirúrgica, sin embargo tu muñeca nunca volverá a ser la misma.

¿CUAL ES EL TRATAMIENTO A SEGUIR PARA EVITAR TODAS ESTAS COMPLICACIONES?
TRATAMIENTO CONSERVADOR
Si la fractura del escafoides no esta desplazada ni fragmentada, basta con una inmovilización de muñeca y dedo pulgar, mediante una escayola o una órtesis.
Esta inmovilización debe mantenerse durante 1 o 3 semanas dependiendo de la evolución radiológica de la fractura.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO
Únicamente debemos optar por esta opción, si los fragmentos del escafoides se han desplazado, o si la fractura ha sido diagnosticada demasiado tarde.
Durante la intervención el cirujano coloca un tornillo que mantiene los fragmentos bien sujetos para que puedan consolidarse correctamente.
Se inmoviliza la mano durante una semana y se comienza el programa de rehabilitación, al que puedes acceder aquí.
En unas 6 semanas tu muñeca debería estar perfecta.

Espero que hayáis comprendido la importancia que tienen las fracturas de escafoides, y la gravedad de su evolución si no son diagnosticadas y tratadas a tiempo.
Mi consejo, si acudes a urgencias exijas radiografías desde varios planos, o una resonancia. E