¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Ejercicios para aliviar y prevenir el dolor de cuello y hombros, reforzando los músculos de la zona cervical como tratamiento de fisioterapia.

¿Sufres dolor cervical habitualmente?
¿Nunca te recuperaste completamente de tu latigazo cervical?
¿Tienes alguna patología degenerativa de cuello?

Si te sientes identificado con estas preguntas, este es tu video

Hola amigos, hoy aprenderemos una serie de ejercicios por niveles, indicados para todas las personas que sufran alguno de los siguientes problemas.

Cervicoartrosis.
Latigazo cervical.
Cervicalgia.
Inestabilidad cervical.

Los ejercicios pueden ser muy útiles para todo aquel que necesite de un buen tono muscular de cuello para afrontar su día a día, como por ejemplo si manipulas cargas pesadas, o si conduces un formula uno.

Dividimos los ejercicios en 3 niveles dependiendo de su dificultad. En todos los niveles realizaremos 4 ejercicios compuestos por 5 repeticiones cada uno. Cada repetición debe mantenerse durante 5 segundos para completar el ejercicio de manera correcta.
Parece complejo, pero con el primer ejemplo lo veréis mucho mas claro.
Antes de empezar tenemos que dominar el movimiento de doble mentón. Ya hemos hablado de el en vídeos anteriores, para realizalo correctamente coloca tu nuca contra la pared. A continuación intenta llevar tu mentón hacia el muro, introduciendo tu mentón hacia detrás de tal manera que el hueco entre el cuello y la pared se reduzca. Mantenemos la contracción durante 5 segundos y relajamos. Practícalo unas cuantas veces antes de comenzar con el ni el 1. Realiza únicamente los ejercicios de un solo nivel, porque combinarlos puede desembocar en un aumento de la tensión del cuello.

NIVEL 1
Nos tumbamos boca arriba sobre una camilla, realizamos el movimiento de doble mentón, y manteniendo la contracción de tu cuello elevamos la nuca de la camilla unos centímetros, cuenta hasta 5 y relaja. Repite 5 veces el movimiento.
A continuación nos colocamos de lado y realizamos un procedimiento parecido, doble mentón, y elevamos la cabeza hasta la horizontal, trabajando todos los músculos laterales de tu cuello. Mantenemos 5 segundos, realizamos 5 repeticiones.
De nuevo cambiamos de posición esta vez colocándonos boca abajo, hacemos el doble mentón separando ligeramente la frente de la camilla, mantenemos 5 segundos, realizamos 5 repeticiones.
Para terminar, el lado contrario, como hemos explicado anteriormente. Mantenemos cinco segundos y realizamos 5 repeticiones.

Para el nivel dos la cosa se complica un poco más pero básicamente son los mismos movimientos solo que aumentamos tu amplitud y su intensidad.

NIVEL 2
Nos tumbamos de nuevo en las 4 posiciones mencionadas anteriormente, pero en esta ocasión añadimos un movimiento adicional tal y como se muestra en pantalla. Tumbados boca arriba elevamos la cabeza mientras que mantenemos el doble mentón. De lado realizamos lo mismo llevando la cabeza mas allá de la horizontal. Por ultimo boca abajo separamos la frente e intentamos llevar la cabeza lo mas atrás posible.
Fácil verdad? Realiza 5 repeticiones de cada ejercicio, manteniendo la contracción 5 segundos.

NIVEL 3
Basta de estar tumbado, Levantate y buscate una pared en donde puedas apoyar la cabeza. Utiliza un balon blando que sea comodo al apoyar tu cabeza en el.
Básicamente trabajaremos las 4 paredes del cuello como hemos hecho anteriormente. Ahora incluiremos el mismo movimiento que hicimos en el nivel 2, pero apoyando la cabeza sobre el balón. Recuerda mantener el doble mentón durante la realización del ejercicio, realizar 5 repeticiones manteniendo la contracción durante 5 segundos.

¿Que nivel debo elegir? Prueba el nivel 1 y si consigues hacer los ejercicios fácilmente prueba con el nivel 2 al día siguiente. Si de nuevo el nivel 2 te parece demasiado sencillo y no notas ni tensión ni dificultad, espera un día y prueba con el nivel 3. Ten siempre muy presente la separación de un día entre las rutinas.

Práctica estos ejercicios cuando puedas, su practica regular te ayudará a disminuir la recurrencia con la que aparecen las cervicalgias, Así que ahora depende únicamente de ti prevenir el dolor de cuello.

La información expuesta no constituye un consejo médico.
Se trata únicamente de un punto de vista y no pretende ser la verdad única.
Si tiene cualquier duda visite a su profesional de la salud.
El autor del vídeo no se hace responsable de los daños que una aplicación incorrecta o sin supervisión pudieran ocasionar a las personas que siguen las indicaciones recomendadas.