¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Tacones de vértigo, deportes de riesgo, escaleras y pistas de baile mojadas o simples tropiezos…. todos hemos sufrido en algún momento de nuestra vida una esguince de tobillo y sabemos la importancia del correcto tratamiento para evitar secuelas y tobillos inestables. Un esguince de tobillo es una lesión de los ligamentos que mantienen el tobillo estable por una torcedura o contusión. Dependiendo del grado del esguince, se ha de usar un tipo de inmovilización u otra. Un tratamiento rehabilitación correcto es imprescindible y puede hacerse en casa en los grados 1 y 2 leves. Aún así al cabo de 2 años un porcentaje alto de personas notan alguna molestia.

Grados de esguince de tobillo

Grado 1: solo hay una distensión del ligamento sin desgarro del mismo, es el esguince mas leve
Grado 2: pueden ser leves o moderados y existe desagarro del ligamento sin llegar a rotura total. Los moderados pueden acompañarse de roturas oseas y requieren inmovilización con escayola o férula dorsal.
Grado 3: rotura total del ligamento asociada o no a rotura ósea. Requiere tratamiento quirúrgico para unir el ligamento.

La valoración inicial del esguince de tobillo es importante descartar una rotura de maleolo tibial, peroné, 5º metatarsiano y escafoides del pie. Para ello los médicos usamos las reglas de Ottawa para decidir en que casos pediremos una radiografía para valorarlo. Ha de interpretarse el mismo día del esguince antes de que se enfríe, pues al día siguiente el dolor siempre es mucho más intenso y la regla pierde validez.