¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

¿Debería hacer un ejercicio si me causa dolor? Aprende a evaluar tu dolor para saber si los ejercicios que haces te causan más daño que beneficio.

Hola amigos, hoy quiero daros respuesta a una pregunta muy habitual cuando hacemos ejercicios destinados al tratamiento de una lesión.
¿Es bueno realizar un ejercicio, aunque me provoque dolor? o
¿En qué momento debo dejar de hacer un ejercicio que empeora el dolor?

El dolor es siempre subjetivo, dos personas no experimentan el dolor de la misma manera, aunque intentemos reproducirlo en las mismas condiciones. Cada ser humano es único e individual, sus experiencias pasadas, su edad o incluso su estado de ánimo, son determinantes a la hora de experimentar dolor.
Para poder medir una sensación tan subjetiva es necesario utilizar una escala. Existen muchas escalas para medir el dolor, en este vídeo quiero enseñaros la escala visual numérica.
Dibuja una línea recta, con dos rayas a cada lado, de unos diez centímetros.

En el extremo izquierdo escribe un 0, en el extremo derecho escribe un 10.
El 0 representa la ausencia total de dolor, y el 10 representa el peor dolor imaginable. Como ejemplo puedes recordar el peor dolor que hayas sufrido durante tu vida, y atribuirle el 10. Como puedes observar, el número 10 dependerá en gran medida de las experiencias previas que hayas sufrido en tu vida.
Si tienes dolor al realizar tus ejercicios, señala con tu dedo el lugar exacto donde lo sitúas sabiendo de nuevo, que el 0 es la ausencia total de dolor, y el 10 el peor dolor imaginable.

Ahora añadimos 8 rayas verticales con los números restantes entre el 0 y el 10.
Entonces, ¿Hasta qué punto es bueno hacer ejercicio cuando tengo dolor?
Si al realizar tus ejercicios el dolor se encuentra entre el 0 y el 3, no tienes por qué preocuparte, te encuentras en la zona segura. Puedes probar a aumentar la intensidad o la carga sin miedo a lesionarte.

Si al realizar tus ejercicios el dolor se encuentra entre 4 y 5, tampoco debes preocuparte, considéralo el límite máximo de dolor que deberías sentir. El riesgo de lesión es mínimo, pero no deberías, ni aumentar la carga, ni el número de repeticiones de los ejercicios.

Y, por último, si al realizar tus ejercicios el dolor se encuentra entre 6 y 10, deberías replantearte tu rutina de ejercicios. O estás haciendo demasiadas repeticiones, o la carga del ejercicio es muy alta, o la variante no es la adecuada para ti. En estas condiciones lo más probable es que el ejercicio te esté lesionando más que ayudarte. Revisa todos los parámetros mencionados anteriormente, e intenta volver a unos niveles de dolor más confortables.

Hoy hemos aprendido muchas cosas, a saber cifrar el dolor, y a saber si en qué niveles de dolor debemos movernos cuando realizamos un ejercicio. Información muy simple, pero muy útil.

Si has llegado hasta aquí es porque el vídeo te está gustando, o te está siendo de ayuda.
Ahora te toca a ti ayudarme a mí, compártelo e tus redes sociales para que así podamos llegar a todos aquellos que lo necesitan. Un saludo, espero verte en el próximo vídeo.