¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos, trabajar en una oficina durante 8 horas, día tras día, mes tras mes y año tras año es algo a lo que tu
cuerpo no esta acostumbrado. El ser humano es cazador, explorador por naturaleza. Dejarle inmóvil durante 8 horas diariamente no solo es antinatural sino que puede acarrear grandes problemas para la espalda. Para lo primero no tenemos ninguna solución sin embargo aquí van una serie de ejercicios para la oficina que os ayudaran a conservar vuestra espalda en buena salud.

Lo primero es la posición, muy importante en la oficina, cuando estamos sentados todo el peso de nuestro cuerpo recae en la zona lumbar, flexionar o extender en exceso nuestra columna puede multiplicar la presión y el sufrimiento de nuestros discos intervertebrales. En este vídeo abordamos todo lo necesario para sentarnos correctamente, sin embargo la posición respecto al escritorio también es muy importante. Lo mas evidente, tener la pantalla del ordenador siempre delante de nosotros a la altura de los ojos, que nuestra cabeza quede en una posición neutra, sin flexionar ni rotar. Los hombros deben estar relajados, y los codos doblados a 90º, ni mas ni menos. Los pies deben siempre quedar apoyados en el suelo, manteniendo una flexión de 90º en las rodillas.
Evitando en la medida de lo posible cruzar las piernas. La zona lumbar debe tener un apoyo que nos permita conservar las curvaturas de la espalda, y por último la muñeca debe quedar siempre en contacto con la mesa, siendo la mano una prolongación del antebrazo.

Os recomendamos 3 movimientos, ejercicios para la oficina, el primero de ellos la bascula pelvica es un ejercicio simple, pero que aporta una gran relajación y descompresión a nuestra zona lumbar. Imagina tus discos intervertebrales, ahogados y comprimidos tras un duro día de trabajo, sentado delante del ordenador sin apenas moverte. Este gesto tan sencillo es como una bocanada de aire fresco, que ayuda a oxigenar tus discos y en definitiva a devolverles a la vida. No te tomara mas de unos segundos, y podrás hacerlo tantas veces como quieras. Realizamos movimientos de rotación con nuestra pelvis, arqueando la zona lumbar enviando nuestras nalgas hacia detrás para después hacer el movimiento contrario contrayendo nuestro abdomen para acercar el pubis hacia el pecho. En definitiva, debemos enroscar y desenroscar nuestra pelvis, movilizando
así toda la región lumbar.

El segundo os ayudará a liberar la tensión acumulada en vuestras caderas y glúteos. Se realiza con ambas piernas, y consta de 3 estiramientos. En el primero llevamos la rodilla al pecho con el pie sobre la silla,contamos hasta 30, colocamos el pie al otro lado del muslo contrario y contamos hasta 30, por ultimo cruzamos la pierna y la empujamos hacia abajo durante otros 30 segundos.

En el tercer y ultimo ejercicio para la oficina nos concentramos en liberar la zona dorsal y cervical. Estiramos los brazos por encima de nuestra cabeza entrelazando las manos entre si, el objetivo, ser tan alto como la luna, alargarnos lo máximo posible como si quisiéramos tocar el techo. Mantenemos la posición durante 20 segundos y colocamos las manos por detrás de la nuca. Giramos la cabeza hacia la derecha y empujamos con nuestras manos hacia abajo con el objetivo de relajar la zona cervical. Contamos hasta 20, volvemos a estirar los brazos durante otros 20 segundos y terminamos con el mismo estiramiento cervical hacia el lado contrario.

Perfecto, si has realizado los ejercicios para la oficina con nosotros habrás invertido únicamente 5 minutos de tu tiempo, a cambio de mantener una buena salud de espalda. Me atrevo a admitir que nunca has recibido tanto por tan poco. Si en estos instantes tu columna pudiera hablar, te lo estaría agradeciendo enormemente. ¿Y cuantas veces debo realizar esta serie por día? Estaría genial poder realizarlos al menos 3 o 4 veces por jornada laboral, permitiendo así liberar toda la tensión de tu espalda de manera periódica.

Por ultimo y siempre dentro de tus posibilidades intenta levantarte y caminar al menos un par de minutos devuelve a tu cuerpo una pizca ese instinto explorador que hemos heredado de nuestros antepasados y pratica los ejercicios para la oficina.