¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Si sufres rectificacion cervical, este es el mejor ejercicio de fisioterapia para su tratamiento. Te ayudará a corregir el dolor de cuello y la cervicalgia.

¿Sufres de rectificación cervical?
¿Te sientes cómodo cuando usas muchas almohadas en la cama?
¿Tienes dolor recurrente de cuello y cabeza?
Si te sientes identificado con estas preguntas, este vídeo es para ti.

Hola amigos, hoy vamos a descubrir el mejor ejercicio para corregir la rectificación cervical.

Para comprender que es la rectificación cervical tenemos que conocer ciertos detalles de la anatomía de la columna vertebral.
Nuestra columna posee unas curvaturas fisiológicas en el plano sagital que le ayudan a mejorar la distribución de cargas y a aumentar su movilidad. Cuando la curvatura se encuentra hacia detrás se llama cifosis, si la curva se encuentra hacia delante se denomina lordosis. Tenemos una cifosis dorsal, y dos lordosis, cervical y lumbar. La pérdida o aumento de estas curvaturas puede ocasionar problemas en la repartición del peso en la columna, aumento de tensión muscular o pérdida de movilidad entre otros. Al aplanamiento de la lordosis cervical se le denomina rectificación cervical.
La tensión muscular que esta patología provoca pude desembocar en dolor de cuello, hombros e incluso dolor de cabeza.
La rectificación cervical es un problema muy frecuente, ya que se encuentra asociado a la posición de cabeza adelantada, producto del uso excesivo de dispositivos como los ordenadores y los móviles. La mejor manera de saber si sufres este problema es realizar una radiografía de tu cuello, en circunstancias normales debería verse de la siguiente manera.

Perfecto, tras este breve recordatorio anatómico vamos con el ejercicio.

Es muy simple, te recomiendo hacerlo siempre que puedas, en el trabajo, en casa, incluso al final del vídeo te mostrare como hacerlo cuando estas en la cama.

Para realizarlo necesitamos una toalla enrollada, sin embargo a mi me gusta mucho hacerlo con un churro de piscina.
Si no tenéis uno no pasa nada, basta con enrollar una toalla varias veces para reproducir el mismo efecto.
Es muy simple, colocamos la toalla o churro en la parte media baja del cuello.
Podemos reconocer esta zona fácilmente palpando por encima del bulto prominente que crea la espinosa de la primera vertebra dorsal.Recuerda que el objetivo es devolver al cuello a su curvatura normal, forzando a la rectificación a recuperar la lordosis.
Al mismo tiempo que tiras hacia delante y hacia abajo con tus brazos, realiza una extensión de cuello, apoyándote en toalla. Mantén la posición durante unos segundos, y repite. Realiza el ejercicio durante un par de minutos. Mañana tarde y noche, de hecho cuantas mas veces lo hagas mejor será. Ademas de apoyar tu cuello sobre la toalla realizando una extensión puedes lateralizar ligeramente tu cuello hacia un lado y hacia otro, dando más amplitud y efectividad al movimiento. Si te sienta bien, puedes introducir ligeros movimientos de rotación hacia un lado y hacia otro, dando una mayor amplitud y profundidad al ejercicio.

Pruébalo y cuéntanos que tal, si consigues realizarlo durante varios meses seguramente notarás resultado. Incluso si no logras corregir la curvatura, su practica te ayudara a reducir la tensión de la musculatura de tu cuello, luchar contra la postura de la cabeza adelantada y a conservar la movilidad de tu cuello.

Si has llegado hasta aquí es porque el vídeo te ha gustado y te esta siendo de ayuda.
Ahora te toca a ti ayudarme, comparte el vídeo en tus redes sociales y permite que estos consejos lleguen a todas las personas que te importan.