¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos,alguna vez os habéis preguntado como se debe andar con muletas, de que lado hay que llevar el bastón, o como se suben o se bajan las escaleras cuando estamos lesionados? Si te han surgido estas dudas, este vídeo te ayudara a resolverlas.

Empezamos hablando del deambulador, este enorme amasijo de hierros, espero que no tengáis que utilizarlo en la vida, pero como nunca se sabe, vamos a aprender los conceptos mas básicos de la marcha con el.
El deambulador esta reservado para los primeros pasos tras una cirugía de gran calibre como una prótesis de rodilla o de cadera, destinado para los primeros días de la rehabilitación. Al utilizarlo debemos avanzar el deambulador en primer lugar, la pierna lesionada y la pierna sana, colocando una pierna al lado de la otra. Nunca debemos quedar muy cerca del deambulador al caminar ya que podríamos perder el equilibrio cayendo de culo.
Con el deambulador no podemos subir ni bajar escaleras.

Las muletas, compañeras de todos aquellos que poseen unos tobillos frágiles. Lo primero es ajustar correctamente su altura, el apoyo de las manos debe quedar aproximadamente a la altura de la cadera, la cadera se puede encontrar fácilmente como un hueso prominente a los lados de los glúteos, podemos identificarla si al levantar la pierna notamos movimiento bajo nuestros dedos. Al caminar con dos muletas en primer lugar debemos apoyarlas a la misma altura por delante de nosotros, a continuación colocamos la pierna lesionada entre ellas, para balancear y colocar la pierna sana por delante de la lesionada.
Si no podemos apoyar la pierna lesionada, basta con balancearse sobre el apoyo de los brazos dando un pequeño salto que nos permita avanzar.
Cuanto mas lejos coloquemos en primera instancia las muletas, mas complicado sera hacer el paso.

Las escaleras son otra historia, necesitareis utilizar vuestro intelecto para memorizar unos tips.
Para bajar escalones colocamos primero las muletas, después la pierna lesionada entre ellas para finalmente traer la pierna sana a su lado.
Para subir escalones dejamos las muletas abajo, colocamos nuestra pierna sana en el escalón utilizándola como propulsora para terminar colocando muletas y pierna lesionada al mismo tiempo sobre el escalón.

Para resolver este complicado proceso y simplificar las cosas basta con recordar, que son los buenos los que suben al cielo y los malos los que van al infierno. Siendo siempre la pierna en buena salud la que subirá el escalón en primer lugar, y la pierna lesionada la que bajara en primer lugar.

Por ultimo no podemos terminar el vídeo sin hablar sobre la utilización de una sola muleta o bastón.
Si únicamente utilizamos una muleta debemos colocarla en el lado sano, para no romper la coordinación y balanceo de la marcha.
En el caso de las escaleras, realizaremos el mismo orden que con dos muletas.

Espero que estos simples consejos hayan arrojado algo de luz a estos problemas tan comunes, que en la mayoría de ocasiones no son resueltos por parte de los profesionales médicos.