¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Los baños de contraste de agua fria y agua caliente se utilizan en la rehabilitación de lesiones deportivas o traumáticas desde tiempos muy antiguos, pero no por ser antiguo es menos eficiente sino que en este caso, todo lo contrario.

Los baños de agua fria y caliente fueron en este sentido una de las primeras herramientas que los seres humanos utilizaron para incidir y modificar el funcionamiento del organismo y en este caso de la circulación.

AGUA CALIENTE
Estará a entre 38º y 44º centígrados
Estaremos en ella 4-6 minutos

AGUA FRIA
Estará a entre 10º y 20º centígrados
Estaremos en ella 1-2 minutos
Las indicaciones de los baños de contraste tendrán que ver con los ya comentados efectos:

En la fase inicial/media de la rehabilitación, previo a esta y como preparación para los ejercicios, manipulaciones y movilizaciones que realicemos ya que va afavorecer que todo este más suelto y con menos dolor.
Recuperación de esguinces de tobillo, fracturas del pie y tobillo y todo tipo de lesiones con inflamación y edema especialmente cuando ya están frias o cuando se retira la inmovilización. En estos casos lo que nos encontramos son unOs tejidos empastados, duros y rígidos, con una circulación muy atascada y disminuida. Aquí es donde los baños de contraste van a ofrecernos sus mejores efectos al ayudarnos a limpiar estos tejidos
Muy útil en el sudeck. Como una buena herramienta para ayudar a equilibrar el sistema nervioso autónomo mejorando la circulación y reduciendo el dolor.