¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos, hoy aprenderemos una sencilla técnica de inhibición suboccipital que os ayudará a aliviar el dolor de cuello y cabeza, y os aportará una enorme relajación cervical.

.Podemos realizar dos modalidades de tratamiento, en la primera nos aplicaremos la técnica a nosotros mismos con la ayuda de dos pelotas de tenis. En la segunda aprenderemos a aplicar la técnica a otra persona.

Para el autotratamiento, nos tumbamos boca arriba, preferiblemente sobre un tapiz o alfombra, para evitar que la pelota salga disparada.
En primer lugar debemos encontrar los músculos suboccipitales. Estos se encuentran en la unión entre el cráneo y el cuello.
Podemos localizarlos facilmente deslizando los dedos desde la nuca hasta el cuello. Justo en la unión entre ambos notareis un cambio de duro a blando, es el paso del cráneo a los suboccipitales.

Conservando ese punto como referencia colocamos la pelota sobre el tapiz y la cabeza sobre la pelota, de tal manera que la presión se produzca sobre ese punto exacto.

De esta manera estamos liberando los músculos suboccipitales de un solo lado. Para una relajación completa y muy agradable os recomiendo colocar dos pelotas, con el fin de lograr un efecto completo y bilateral. Si solo tenéis una pelota apoyad un lado y a continuación el otro.

Os recomiendo aguantar la presión al menos durante un minuto. Al principio puede ser doloroso, e incluso desagradable pero según pase el tiempo notareis un alivio y liberación de toda la zona cervical. Comprueba que sensaciones te aporta, y
compártelas con nosotros escribiendo un comentario.

Si queremos realizar la técnica a otra persona, debemos buscar un lugar tranquilo, y silencioso, donde tanto el paciente como el terapeuta se encuentren cómodos. Para localizar los suboccipitales, vamos a seguir las mismas instrucciones en el autotratamiento.
Rotamos la cabeza y deslizamos los dedos desde la nuca hacia el cuello, hasta que encontremos una zona blanda. En ese lugar exacto se encuentran los músculos suboccipitales. Para una mayor precisión, debemos encontrar lateralmente la apófisis mastoides, grande y dura como un peñasco detrás de la oreja, y la apófisis espinosa medialmente en el centro del cuello correspondiente a la segunda vertebra o axis.
Colocamos nuestros tres dedos de ambas manos, indice, corazón y anular entre las dos apófisis, a ambos lados del cuello, dejando la apófisis espinosa entre las dos manos.
Colocamos la cabeza en su posición inicial, manteniendo nuestros dedos a 90º, estos se introducirán poco a poco en profundidad en la zona suboccipital.
Lo ideal es realizar la técnica durante un minuto, pero si se te cansan los dedos puedes hacer dos series de 30 segundos.
Sentirás como poco a poco los dedos profundizan mas y el tejido se relaja, en esos instantes la inhibición estará teniendo lugar.

La mejora debería ser prácticamente inmediata, el dolor no tiene porque desaparecer, pero notarás una disminución de la tensión en la zona cervical.
Practícala varias veces al día, varias veces a la semana, para desestresarte o para tratar el dolor de cuello y cabeza, te sorprenderán sus resultados.