¿Te gustaría conseguir un programa de ejercicios personalizado para solucionar tu lesión? Conoce nuestro sistema de consulta de fisioterapia en linea. Haz clic aquí.

Hola amigos, hoy analizamos el síndrome cruzado superior, una alteración musculoesqueletica presente en prácticamente el 80% de la población.
Y principal causante de los dolores de cabeza, hombros y trapecios que sufrimos en nuestro día a día.
El síndrome cruzado superior es una disfunción en el sistema musculoesquelético que produce alteraciones posturales en la parte superior del cuerpo humano y sus principales consecuencia son la aparición de acortamiento muscular y debilidad muscular en un patrón cruzado.

Debemos tomar en cuenta que el cuerpo humano se encuentra en un cierto estado de equilibrio entre los diversos grupos musculares que mueven las articulaciones. Si este equilibrio se altera, mediante un acortamiento, debilidad, o fortalecimiento se producen trastornos en el funcionamiento normal de la articulación o segmento corporal. Al existir estas alteraciones de tono y cambios de tensión muscular se desarrollan desordenes posturales, que se retroalimentan, provocando un mayor acortamiento y debilidad.

Parece complejo, en definitiva estos desequilibrios musculares son la puerta de entrada para el síndrome cruzado superior, y otros muchos del mismo tipo. Vamos a verlo con un ejemplo mucho mas claro.

El síndrome cruzado superior se puede percibir fácilmente mediante estos puntos.
Los hombros se encuentran encorvados, debido a un acortamiento de los músculos pectorales. La cabeza en posición adelantada, acompañada de un aumento de la cifosis dorsal. Encontramos también una gran tensión en la zona suboccipital y posterior del cuello y nuca, debido al aumento de la lordosis cervical.
Disminución del espacio entre las orejas y los hombros, situación que aporta aun más tensión al trapecio y angular de la escapula.
Y por ultimo y no siempre presente la aparición de una discreta escápula alada, debido a la debilidad del serrato anterior.

Por lo tanto y volviendo a la explicación anterior, si trazamos un dibujo de manera lateral podemos obtener un claro patrón en X en donde encontramos una serie de músculos muy tensos y acortados en el pecho y la nuca, y otros inhibidos y débiles en la parte anterior del cuello y entre los omóplatos. Esta desigualdad de la tensión muscular produce una postura de hombros y cabeza adelantados, generando molestias en la nuca, y los hombros debido al acortamiento, y entre los omóplatos, debido a la debilidad de la musculatura interescapular, incapaz de igualar la tensión anterior.

En el 80% de los casos, los dolores de cabeza, nuca , trapecios y hombros, sobre todo en amantes del gimnasio, no son mas que el fruto de una serie de desordenes de la tensión muscular que provoca un patrón postural al que denominamos síndrome cruzado superior.
Si este síndrome no se detiene a tiempo, puede ocasionar graves problemas en el funcionamiento de tus hombros y tu columna cervical, hasta llegar a un punto de no retorno.

Y quizás te preguntes, ¿Que estoy haciendo mal para sufrir esta anomalía postural?
Fácil, la utilización del móvil, las jornadas largas jornadas laborales delante del ordenador, o la excesiva potenciación en el gimnasio de la cadena muscular anterior son principalmente los causantes de este problema.
La solución es bastante sencilla, quizás no puedas abandonar tu trabajo, pero hay ciertos hábitos que seguramente podrás modificar, y que combinados con la siguiente rutina de ejercicios harán que poco a poco tu postura y tu sintomatología mejore. Anímate y comienza la lucha contra el desequilibrio muscular.